Monedas

Criptomonedas.

Opinión

¿Qué son los contratos inteligentes?

-Rafael Ochoa

Los contratos inteligentes son uno de los casos de uso más conocidos de blockchain. Como es habitual en esta tecnología, hay tanto ruido a su alrededor que es difícil saber exactamente qué son y cuál es su potencial. Escribí este artículo para ayudarte a entender qué son y para qué sirven los contratos inteligentes.

¿Qué son los contratos inteligentes?

De acuerdo con Nick Szabo, quien propuso este término en 1994, un contrato inteligente es una herramienta informática capaz de ejecutar de forma automática los términos de un contrato.

En forma general, un contrato es un acuerdo entre dos o más participantes por el cual se comprometen a tomar ciertas acciones si se cumplen unas condiciones. El contrato debe definir todo lo que va a pasar antes, durante y después de la transacción a fin de garantizar que todas las partes cumplan sus compromisos.

Por ejemplo, en una venta, el vendedor entrega un bien al comprador si este paga una cantidad de dinero. Si el bien tiene poco valor económico (como un refresco), el contrato se hace de forma verbal y sin intervención de terceros. Pero si se trata de un bien con alto valor económico (como un vehículo) las partes tienen un incentivo mayor para incumplir sus compromisos, por lo cual es necesaria la intervención de terceros que puedan dar las garantías necesarias para que se ejecute la operación.

Automatizar la ejecución de contratos optimiza las operaciones en cualquiera de estos casos. Uno de los ejemplos más conocidos es el de las máquinas expendedoras de refrescos, que permiten comprar refrescos sin que la tienda esté abierta o sin que haya un operador disponible para recibir el dinero y entregar el producto. En casos más complejos podría permitir prescindir de los intermediarios, con lo cual se reducen los costos de la operación y se mejora la privacidad.

¿Cómo se relacionan los contratos inteligentes con blockchain?

Como acabamos de ver, los contratos inteligentes son un concepto anterior a blockchain, y existen implementaciones que no están relacionadas con esta tecnología.

Sin embargo, blockchain es un ecosistema favorable para elevar el potencial de los contratos inteligentes dando viabilidad a aplicaciones complejas porque proporciona transparencia e inmutabilidad en un entorno descentralizado, que además permite programar la transferencia automática de valores entre las partes. Esto hace posible usar contratos inteligentes para operaciones complejas, que en condiciones normales requerirían un intermediario para generar confianza entre las partes. 

Image

Bitcoin permite la ejecución de contratos inteligentes pero no fue diseñado para esto, por lo que tiene algunas limitaciones. Existen otros proyectos orientados específicamente a explotar este potencial. El más conocido es Ethereum, que funciona como una computadora global que permite ejecutar software para condicionar transacciones (a.k.a. contratos inteligentes) con un grado de complejidad mucho mayor.

¿Entonces los contratos inteligentes sustituirán a los contratos legales?

Los contratos inteligentes son una tecnología emergente, y su desarrollo no ha estado exento de dificultades. Un programa informático que puede manejar dinero sin intervención humana es susceptible de ser atacado. Esto ya sucedió en los primeros tiempos de Ethereum, cuando el DAO, uno de sus proyectos insignia, fue hackeado y parte de sus fondos robados, lo que incluso llevó a una división de la comunidad (por eso hoy tenemos Ethereum y Ethereum Classic).

Este hackeo no tuvo que ver con fallas en la plataforma Ethereum, que ha probado su seguridad en condiciones muy exigentes, sino con errores en el código del contrato inteligente que manejaba el DAO. 

El aprendizaje de esto sigue vigente, y la investigación para desarrollar contratos inteligentes cada vez más seguros ha sido intensa. Es importante tener en cuenta que queda un largo camino por recorrer, y que no luce probable que en un futuro cercano existan contratos inteligentes capaces de sustituir por completo a los contratos legales.

Sin embargo, poco a poco se van desarrollando herramientas que permiten manejar distintas operaciones a través de contratos inteligentes. Un ejemplo notable son las ICOs, que permiten a los emprendedores recolectar fondos a través de contratos inteligentes para llevar a cabo sus proyectos. Las partes más sensibles de los contratos para ICOs han sido estandarizadas y publicadas como código abierto por plataformas como openzeppelin a fin de impulsar el desarrollo de aplicaciones seguras.

En conclusión, los contratos inteligentes son uno de los casos de uso con mayor potencial para la tecnología blockchain. Aunque aún se encuentran en una fase experimental, existe una comunidad que trabaja intensamente para permitir que su uso sea viable para una cantidad creciente de operaciones, y es de esperar que vayan integrándose a nuestra vida cotidiana en los próximos años.

Nuestras redes

© 2018 CirptoFáci. Todos los derechos reservados.Desarrollado por xoles.com